domingo, noviembre 25, 2007

DRACULA SE PODRIA QUEDAR SIN DESCENDENCIA


Ottomar Rodolphe Vlad Drácula "Príncipe de Kretzulesco" ha fallecido en Alemania a los 67 años de edad, victima de un tumor cerebral...
El nombre en si no nos dice nada, solo si nos fijamos en Vlad Drácula
podemos saber de quien se puede tratar este individuo, y es que el fallecido en cuestión era uno de los últimos "descendientes" vivos del famoso Vampiro de Transilvania.
La prensa alemana revela que el Drácula de Brandeburgo falleció en la madrugada del pasado domingo en un modesto piso de la localidad de Königs Wusterhausen, al sureste de Berlín, en los brazos de su joven esposa, con la que tuvo un hijo varón el pasado año que podrá continuar la estirpe familiar.

Panadero de profesión y posteriormente propietario de una tienda de antigüedades, Ottomar Berbig, como rezaba su nombre original, se convirtió en 1990 en familiar del legendario Conde Drácula al ser adoptado por la princesa rumana Ekaterina Olympia Kretzulesco.
Esta anciana con mas de cien años, sin descendencia, que temía fallecer sin dar continuidad a la saga, era la única familiar directa del mítico y sádico Vlad Tepes conocido también como Vlad "El Empalador", no por sus atributos naturales como Nacho Vidal o Makelele, sino por la forma en que mataba a los turcos durante sus batallas.

Ottomar era conocido también por las fiestas con carácter benéfico de "chupadores de sangre"con las que fomentaba donativos del liquido rojo a los hospitales de la región, y que organizaba en el palacio de Schenkendorf, una mansión de 50.000 metros cuadrados y 46 habitaciones, que convirtió en el centro de sus excéntricas actividades sociales.
Saltó a la fama en todo el país en 2002 cuando, para protestar contra la reforma de Brandeburgo y la amenaza de expropiación de su palacio, declaró la independencia simbólica del Principado de Drácula en los terrenos de su propiedad inmobiliaria.
Incluso se presento a unas elecciones municipales, como como candidato del Partido Liberal (FDP). En esa función "fue siempre muy irónico en todas las discusiones. Con ello demostró que la política no debe ser tomada siempre absolutamente en serio", recuerda el también político liberal Raimund Tomczak en declaraciones que recogía el periódico "Der Tagesspiegel".
La enfermedad le consumió las fuerzas, pero también el dinero, por lo que se quedo sin fondos para mantener
el palacio de Schenkendorf, que será subastado próximamente.
Por el bien de la leyenda (recogida en esa obra maestra de la literatura, escrita por Bram Stoker y titulada como no "Dracula" y de la no menos excelente película del mismo nombre dirigida por Francis Ford Coppola) que el primogénito del señor Ottomar, siga los pasos de su padre y continué a acrecentar la fabula...

1 comentario:

Pepe dijo...

Esperemos que sí, que continúe la estirpe.
Por cierto, genial la peli de Bram Stoker.
Saludos.