domingo, diciembre 16, 2007

LOS CRACKS SON PARA TODA LA VIDA


Hay un tipo de gente en la vida que llega a casa y no es capaz de desconectar del trabajo.En otros casos, tras la "jubilación", todavía les cuesta asumir la retirada de sus funciones diarias, y necesitan retomar su quehacer diario para matar el gusanillo que llevan dentro.Y en estos grupos podría estar el bueno de Michael Schumacher.
Una vez retirado de la Formula 1 (al menos como conductor) y en estos tiempos en los que la noticia es Fernando Alonso y sus dudas sobre que escudería elegir (bien Alonso, creo que haces lo correcto volviendo a Renault), el Kaiser Schumacher ha decidido robarle protagonismo por unos días con un suceso que no pasaría de ser mas que una gran anécdota para contar a la familia.
Y es que hace pocos días el Heptacampeon mundial se disponía a tomar un avión en el aeródromo de la localidad alemana de Cobourg, junto al resto de su familia rumbo a una ciudad cercana con intención de adoptar un cachorro de una perra que estaba a punto de dar a luz.Al percatarse de que llegaba tarde y de la lentitud del taxista, el buen alemán le pidió que le dejara conducir a el,
condujo velozmente al aeródromo, ante los ojos del sorprendido taxista. Ni que decir tiene que llegó a tiempo...
Según declaraciones del propio taxista Tuncer Yilmaz, "Me encontré en el asiento del copiloto, fue increíble, hacía adelantamientos increíbles y superó las curvas a toda velocidad"
Su labor como copiloto fue ademas recompensada con una propina de 100€ y una experiencia que difícilmente podrá olvidar.
Ya se sabe, si quieres que las cosas se hagan bien, hazlas tu mismo...

3 comentarios:

LFP dijo...

Mola! que tio mas grande. Besos

LFP dijo...

Hola! estas seco? escribe hombre que se te echa de menos. Besos.

Anónimo dijo...

Alfredo hermoso, podrías poner la página donde sale mi grupo de teatro y así nos haces promoción y espero que nos hagas una crítica constructiva de la función del viernes